En algunos países, aproximadamente el 80% del consumo total de antibióticos de importancia médica se da en el sector animal, principalmente para estimular el crecimiento en animales sanos.
Están medicando a las vacas para que engorden, pero como hay dinero la ciencia colabora.
 
  • Es malo darles antibióticos, pero lo hacen legalmente.
  • Es malo ocultarlo al público, pero lo hacen legalmente esperando un tiempo “legal” hasta que desaparecen las pruebas.
  • Es malo que lleguen “demasiados” restos de los medicamentos al público, eso si lo tratan de maquillar. Pero sin dejar de darles medicamentos, que esto va de ganar dinero, que esto no es una ONG!
Cuando la ONU denuncia todo lo anterior, la ciencia responde enfadada: “lo ocultamos perfectamente con el tiempo de espera reglamentado” (reglamentado por los vendedores de antibióticos).
El resultado de esta gigantesca (en términos económicos y de salud) trama es que estamos creando bacterias resistentes a los antibióticos, y eso producirá un probema muy grande en el futuro cuando éstos dejen de funcionar. ¿Sería un problema comparable al de las vacunas y las familias que no quieren dárselas a sus hijos? Quizá esta comparación sea incómoda, pero lo cierto es que la atención de los medios solo se centra en lo de las vacunas mientras ignora los antibióticos en el ganado.
Hay bastante información en este artículo de la OMS.
Advertisements