Sólo con una buena campaña de propaganda se puede entrar en los medios informativos con una frase tan potente como este: Una píldora para la soledad.

La soledad y el aislamiento son experiencias compartidas por la doctora Cacioppo y muchos otros estadounidenses, y los científicos creen que es una condición que dificulta no solo nuestra felicidad sino también nuestra salud.

Sin embargo, la culminación del trabajo de la doctora Cacioppo podría ser un tratamiento para la soledad, una píldora que puede aliviar la actividad cerebral que nos hace sentir esa angustia de forma aislada.

La doctora Cacioppo acaba de completar un ensayo clínico en junio, que administró a 96 participantes sanos, pero solitarios, 175 mg de pregnenolona, 400 mg de pregnenolona o un placebo, y estudió su actividad cerebral.

Ella y su equipo aún están analizando los datos recopilados del estudio: un hito en el siguiente paso del trabajo que Cacioppo y su difunto esposo emprendieron juntos.

Mientras tanto, la pregnenolona ya está disponible comercialmente, promocionada principalmente como un suplemento antienvejecimiento y pro-memoria y se vende entre 17 y 40 dólares americanos.

Existe en un poco de limbo regulatorio en este momento.

Por supuesto, incluso si la prueba del Dr. Cacioppo es un gran éxito, la pregnenolona (sintética o extraída) no será realmente una cura para la soledad.

Pero en una época en la que nuestra conexión constante, paradójicamente, nos hace sentir cada vez más aislados socialmente, la pregnenolona podría empujar nuestros cerebros para que nos retiremos un poco menos, dejemos nuestros teléfonos y quedemos un poco menos solos.

Esto es lo que la ciencia médica puede hacer dentro de lo legal y moralmente correcto (para algunos) con el único objetivo de ganar dinero.

Texto extraido de este artículo.

Advertisements